sábado, 7 de enero de 2017

‘Iluminaciones sobre ciudades en Benjamin y otros ensayos’, de Peter Szondi

Problemas del genio creador

Como un asteroide que explota en su periplo por la galaxia, incrustando con millones de esquirlas a otros elementos del cosmos, puede leerse el paso de Walter Benjamin (1892-1940) por la cultura occidental del siglo XX y lo que va del XXI. Forzando un poco más la tosca metáfora espacial, puede decirse que, a diferencia de la aridez propia del sideral cuerpo rocoso, el fenómeno Benjamin ha sabido insuflar vida a su paso, bajo la forma de innumerables ideas, corrientes, fenómenos de disciplinas diversas y obras enteras que se han dedicado a glosarlo, analizarlo, cuestionarlo. Un ejemplo muy cercano, temporal y geográficamente, es el libro Las tres vanguardias, del escritor argentino Ricardo Piglia, que dedicado al estudio de las obras de Juan José Saer, Manuel Puig y Rodolfo Walsh, encuentra su motor secreto (y no tanto) en una serie de ideas de Walter Benjamin.
Iluminaciones sobre ciudades en Benjamin y otros ensayos, del filólogo alemán Peter Szondi (1929-1971) es otro libro de la galaxia dominada por el autor de La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, y aunque el volumen incluye trabajos dedicados a William Shakespeare,  Friedrich Schiller y Bertolt Brecht, entre otros, la lectura de Walter Benjamin lo atraviesa de punta a punta.
El libro, editado póstumamente en 1973, recopila ensayos de diverso tenor, publicados en varios lugares y con el tono de cierta arbitrariedad que suelen tener todas las recopilaciones en las que el propio autor no metió mano. (¿Aunque no es, en realidad, arbitraria cualquier recopilación de textos realizada incluso por el propio autor, sujeta siempre a gustos o disposiciones del momento que se emprende?). Si se apurara aquí un tema común a los textos reunidos en Iluminaciones…, habría que optar por el de los problemas que acucian al genio creador, pero no al creador en tanto individuo que se planta ante la obra en curso sino al repertorio de ideas recibidas y propias con las que el genio debe luchar para plasmar una creación personal y única, que lo haga trascender sobre sus semejantes. Más Benjamin, imposible.



Hay dos ensayos que sobresalen en el volumen, no solo por el desarrollo argumental de Szondi sino por la nueva luz que aportan sobre temas bastante estudiados por la academia. En ‘Tableu y coup de théâtre. Para una psicología social de la tragedia burguesa en Diderot. Con un excurso sobre Lessing’, el autor parte de la aparición de la burguesía en las obras teatrales de Denis Diderot para definir toda una forma de leer a las clases sociales en la convulsionada Europa del Siglo de las Luces. Szondi presenta a un Diderot no solo comprometido con su obra –con el genio creador– sino con la lucha al máximo poder en su tiempo, a saber, la monarquía absoluta. No es raro ver cómo el padre de la fundamental L'Encyclopédie comienza a quedarse solo en su prédica por la libertad del pueblo y del individuo, pues había que ser muy valiente para proclamar, luego de la terminación de la guerra de Independencia norteamericana: “Que la Revolución que ha tenido lugar al otro lado del mar, después de siglos de opresión, al ofrecer a todos los habitantes de Europa un refugio contra el fanatismo y la tiranía, instruya a los gobernantes sobre el empleo legítimo de su autoridad”.
El otro ensayo a destacar es el que le da nombre al volumen, un cautivante texto que compendia la descripción de diversas ciudades europeas en la pluma de Walter Benjamin a partir de la clave del distanciamiento de la tierra natal y el descubrimiento de un espacio nuevo, en un mecanismo personal –entre lo sensorial y la memoria– a través del cual, Proust mediante, el viajero contempla todo con los ojos de un niño.
Al igual que Walter Benjamin, Peter Szondi optó por suicidarse, en 1971, cuando era un respetado profesor y un muy leído ensayista, que había publicado a los veintisiete años su Teoría del drama moderno (1880-1950), un verdadero clásico en la materia.
Al final, unas palabras sobre la traducción del libro. La tarea fue emprendida por Héctor A. Murena (1923-1975), el gran ensayista argentino al que le debemos textos como El pecado original de América, quien supo volcar al español, en una prosa precisa y cuidada, las encadenadas argumentaciones de Szondi para develar los misterios de la creación intelectual.

Martín Bentancor



Iluminaciones sobre ciudades en Benjamin y otros ensayos’, de Peter Szondi. Traducción: H. A. Murena. 188 páginas. El Cuenco de Plata. Buenos Aires, 2016.


-Publicado en semanario Breca, el 05/I/2017.